8/9/17

Texto de Leonardo Vinci





No importa la altura. La sombra depende siempre de la posición de la luz. El mediodía te convierte en una hormiga negra sobre el piso; y el atardecer te hace crecer la melancolía sobre los hombros como gente de circo, llegando hasta donde el horizonte no te deja ver. Y entonces llega la hora en que prendés fuego la almohada para llorarle a la luna, cuando la máquina que muele huesos se acerca y aumenta su volumen recorriendo alambrados. La quemás con el fuego de la mirada cerrada, así, con ese peso inusitado de cinco veces o más que a veces tiene la cabeza al hundirse. Y aunque dormido, con ese gesto de no importarte nada en la boca, como si estuvieras muerto o recién llegado, como si acabara de partirse la vida, estupefacto te preguntás dónde está la tierra. Con ese rictus de incógnito tras un rostro moderado, aún con pocas decisiones que tomar viendo las manchas lunares como si fueran aves o diablos, te preguntás dónde está la tierra; lo que hay debajo de ella, eso que hace nacer cielos caídos como infiernos. Ahí, donde está el sueño, donde los ojos de las raíces son tus ojos y brotan lágrimas después de la lluvia. Dónde están los barcos encallados, los pájaros que hacen nidos, dónde, el hueco caliente de tu vientre venido de besos y visajes en el aire. Y si es que necesarios aparecen los tuyos, tus ojos, con ese sesgo de fiereza que tienen las cosas sorpresivas como avatares del espacio, queda afilar la mirada, igual que frente a la impresión que causa un reventón de hortensias apiñadas detrás de una verja, en el preciso momento de llorarle a la luna.

© Leonardo Vinci

16 comentarios:

Blogger Gustavo Tisocco ha dicho...

Bienvenido Leonardo a este sitio que pretende difundir a poetas contemporáneos, mes a mes serás publicado, abz, Gus.

8 de septiembre de 2017, 18:39  
Anonymous Carmen Barrionuevo ha dicho...

Qué buen texto! Me encantó. Será un placer leerte.

8 de septiembre de 2017, 19:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias Gus, hasta parece mejor texto puesto aquí. Gran abrazo.
Leonardo Vinci

8 de septiembre de 2017, 20:25  
Anonymous Anónimo ha dicho...

qué belleza de texto, Dios mío!! susana zazzetti.

9 de septiembre de 2017, 12:37  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

"reventón de hortensias apiñadas..."

Bienvenido, Leonardo.

R.
www.revagliatti.com

10 de septiembre de 2017, 14:58  
Anonymous Anónimo ha dicho...

El despertar como experiencia radical, como revelación. El texto lo recrea.
Bienvenido Leonardo, gracias!!
Raquel Jaduszliwer

10 de septiembre de 2017, 15:41  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Es maravilloso, tiene la fluidez de pocas veces y el surgir o fluir continuo tan escaso.
Hermoso.

Bienvenido Leonardo

10 de septiembre de 2017, 17:28  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

El territorio de los sueños siempre me apasiona. bienvenido, Leonardo. Abrazo, Inés

10 de septiembre de 2017, 19:30  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Muy bueno tu texto!
Bienvenido.
Abrazo
Elisabet

10 de septiembre de 2017, 20:24  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Parece mágica esta visión onírica y casi una remembranza del primer despertar a la vida.
Felicitaciones, Leonardo y un gran abrazo de bienvenida
María Rosa León

11 de septiembre de 2017, 1:29  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias a todos por sus comentarios y por la cálida bienvenida. Un fuerte abrazo.
Leonardo Vinci.

11 de septiembre de 2017, 9:01  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Muy buen poema, con imágenes bien logradas.
Un abrazo y bienvenido Ana Romano.

12 de septiembre de 2017, 16:08  
Blogger María Bertrán ha dicho...

Qué gran poema Leonardo..."ahí donde está el sueño, donde los ojos de las raíces son tus ojos y brotan lágrimas después de la lluvia..."
Tiene fuerza,luz,la vida latiendo!

Un abrazo y bienvenido!
Montse Bertran

13 de septiembre de 2017, 0:27  
Blogger Adriana ha dicho...

Bellísimo texto. Sembrado de frases poéticas y hermosas imágenes. Me gustó mucho. Bienvenido. Un abrazo. Adriana Maggio (Dirbi)

13 de septiembre de 2017, 17:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bellísimo y poderoso.

Abrazo.
Tana Pasquini-

20 de septiembre de 2017, 0:41  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Bienvenido, Leonardo.
Ha sido un placer leerte.
Hasta la próxima
Betty

26 de septiembre de 2017, 14:26  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal