12/9/17

Poema de Olga Liliana Reinoso



NUESTRA

   La menstruación
   entraña en su goteo
   la verdadera historia de cada mujer.

Sabe de sus preludios
de los placeres iniciales
y de amargos secretos;
aquel primer dolor
o aquel presagio,
el miedo al abandono,
los temblores,
el deseo logrado
o la desgana.
Es la señal de identidad
la savia roja
que forja en dulce yunque
cóncavos recipientes
para alojar la música.
Surca el valle secreto
baja por la hondonada
y esculpe los pezones
de ínfima cordillera.
Amanece la vida
al silenciar su llanto.
Y un orgullo creciente
mece las nueve lunas.

Poco a poco, las mujeres
vencimos el mutismo
y nos fuimos  nombrando.
Sin pudor, con coraje.

Palabras luminosas,
vitales,
femeninas.



© Olga Liliana Reinoso

5 comentarios:

Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

QUE ORIGINAL TU POEMA ¡ excelente!

13 de septiembre de 2017, 19:23  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Excelente poema, sí que vencimos el mutismo

Abrazo
Elisabet

13 de septiembre de 2017, 19:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Si los hombres menstruaran, ya habría habido centenar de estudios relativos al asunto.
¡Buenísimo poema!

Un abrazo,

Alicia Márquez

17 de septiembre de 2017, 15:29  
Blogger irene marks ha dicho...

Hola Olga Liliana: tu poema habla de lo íntimo y cómo toma importancia vital en la historia de cada mujer. En tu poema-alegato de las mujeres que "vencimos el mutismo", tus "palabras luminosas,vitales femeninas." reivindican el derecho a nombrar, a ser en forma auténtica "Sin pudor, con coraje."
Un gran poema Irene Marks

18 de septiembre de 2017, 12:57  
Anonymous Pauli ha dicho...

Un poema raro, valiente, este elogio de la menstruación, que siempre fue considerada como una molestia y una lacra del sexo femenino. La religión judía consideraba "impura" a la mujer menstruante (no sé si sigue haciéndolo).
Te felicito.

23 de septiembre de 2017, 12:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal