12/9/17

Poema de Jorge L. Carranza




HÁBITOS

No soy un monje.
Ni lo quiero ser.

Aún así  barro
el cuarto,
la casa.

Desyuyo el jardín.
Junto las hojas.

Voy por las tardes
hasta la soga de la ropa,
la descuelgo
y la doblo.

Todos los días
antes de las diez de la noche,
no después,
saco la basura.


Mientras tanto
el corazón  piensa.


Armo  tolditos
con lo que tengo .

Hace mucha intemperie
y llevo un ala rota.




© Jorge L. Carranza

5 comentarios:

Blogger Anamaria Mayol ha dicho...

Bello poema con un cierre im pre sio nan te me gustó mucho Gracias

12 de septiembre de 2017, 20:53  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Me dio mucha tristeza el cierre .

Abrazo
Elisabet

13 de septiembre de 2017, 19:48  
Blogger irene marks ha dicho...

Hola: Un gran poema, porque duele, como debe doler la verdadera poesía. El final es magistral, con "el ala rota" que con lucidez muestra el dilema del poeta.
Gracias por lo que transmitís, la fragilidad del ser.
¡Me encantó!
Irene Marks

17 de septiembre de 2017, 12:25  
Anonymous Anónimo ha dicho...

ME GUSTA ESTE POEMA,TIENE LA HONDURA DE UN CLIMA PRECISO,DE UNA SUBJETIVIDAD DOLIENTE Y AUSTERA EN LA EXPRESIÓN DE SU DOLOR.BRAVO.UN ABRAZO.MARIZEL ESTONLLO

17 de septiembre de 2017, 21:38  
Blogger Olga Liliana Reinoso ha dicho...

El deber ser... a pesar de todo.

18 de septiembre de 2017, 20:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal