12/9/17

Poema de Clelia Bercovich


El poema

Que el poema hable de lo que se pudre.
Con el miedo callado que aprieta la garganta.
Que hable  de los caminos solitarios.
De los seres tristes.
De lo que amenaza en el silencio.
¿Acaso permanece
la orgullosa arquitectura de los cuerpos?
(Del amante oriental sólo recuerda
el bullicio de la calle)

La sed    sí.
La sed es para siempre



© Clelia Bercovich

6 comentarios:

Blogger Anamaria Mayol ha dicho...

..la sed es para siempre..Bello sugestivo, muy buen cierre que golpea.. Me gustó mucho Abrazos

12 de septiembre de 2017, 20:56  
Blogger Jorge Luis Carranza ha dicho...

Es así poeta; la sed nunca se sacia y nos va llevando. Muy buen poema

15 de septiembre de 2017, 19:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Que hable de todo, todo el tiempo.
Bello poema, Clelia.

Abrazo grande,

Alicia Márquez

17 de septiembre de 2017, 15:30  
Blogger irene marks ha dicho...

Hola Clelia: lo que decís es verdad, la poesía se alimenta del imposible, de lo que se busca, de "la sed". Eso es lo que permanece, la búsqueda. Muy buen poema
Irene Marks

18 de septiembre de 2017, 9:40  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello!! y que siempre sintamossed."la sed es para siempre"
flora

26 de septiembre de 2017, 13:18  
Blogger Isabel ha dicho...

Sí, Clelia, que el poema hable de lo que no se atreve aunque y que no se avergüence de hablar de esta sed que acaso no se sacie con cosas de aquí. Hermoso y duro. Un abrazo Isabel Llorca Bosco

29 de septiembre de 2017, 11:14  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal